TESTIMONIOS DESDE ARGENTINA

TESTIMONIOS DEDE ARGENTINA

“Hace 3 años comencé con temblores en la pierna izquierda. Fui al traumatólogo porque pensé que podría ser consecuencia  del bloqueo que me hicieron hace 5 años. Pero me emitieron al neurólogo . No había duda era el sr Parkinson. Estaba en Buenos Aires en el  consultorio del doctor  y en ese momento sentí un fuego que me quemaba todo mi cuerpo. Era la furia que sentía. Mis manos ardían. Pasaron unos minutos eternos. El Dr hablaba y  yo escuchaba su voz pero no reaccionaba. Me preguntaba por qué a mí.

«El sr Parkinson como lo llamo, me cambió la vida. Me miro al espejo y no es lo que quiero ver. Trato de no pensar  en mi enfermedad. Soy muy activa y me ocupo de las tareas de mi casa.  Mi esposo es un ser maravilloso que me sacó del dolor para darme amor.  Pienso día a día como será el futuro y si seré independiente. Esto  me pone melancólica e intento sacar  fuerzas.  Siento que mi fuego interno se apaga y mis cenizas vuelven a encenderse para seguir luchando.

Tengo 3 hijos: Marcelo Arquitecto 50 años; Silvana psicopedagoga ,46 años; Clementine ,42 años Escribana .Pido a la vida fortaleza y, como siempre digo el Parkinson maneja mis movimientos pero no mi mente. Desde Argentina las abrazo.”

Rosa Itatí Godoy

“Soy de Argentina y tengo 56 años. Me diagnosticaron Párkinson hace poco más de dos años y acá me encuentro sentada frente a la computadora un domingo nublado, comenzando a escribir , abriendo mi corazón para contarles una historia ,mi historia .

Creo que cuando podemos contarle a los demás algo doloroso que nos pasa o nos pasó , es porque hemos podido asimilarlo y aceptarlo. Además es bueno contar la propia experiencia  para poder ayudar a otras personas que viven o les pasan cosas similares pero que por alguna razón no encuentran el camino para poder transitarlo de la mejor manera posible.

Yo creo absolutamente que todo lo que nos ocurre es por algo , sea bueno o malo , que está en nosotros entender el significado de aquello que nos ocurre para poder reciclarlo, transformarlo convirtiéndolo en aprendizaje.

A los dos meses de aquel 6 de diciembre comencé a sentir menos fuerza en mi brazo y en mi pierna derecha y después de acudir a distintas consultas medicas y sin saber qué me estaba pasando ya que no me encontraban nada. Pasaban los días y seguía sin diagnostico pero yo estaba segura de que algo no andaba bien. Soy profesora de Yoga ,entreno a diario. Toda mi vida he sido muy deportista, creo que eso me ha permitido tener mucha conciencia sobre mi cuerpo para poder percibir cosas que probablemente otros no puedan .

Fue ahí cuando decidí consultar con otros médicos neurólogos en la Capital (yo soy de una ciudad pequeña del interior) Para ese momento ya habían pasado varios meses , era el mes de octubre del 2020 ,casi un año después de aquel 6 de diciembre .

Llegué al médico que me hizo muchas preguntas .Luego me revisó, realizó distintas pruebas y cuando terminó me dijo que quería que me viera un especialista de trastornos del movimiento. A las pocas horas me pidió que me sentara. Estaba sola. Mi pareja, que me había acompañado, estaba fuera en un café.

Y fue así cómo el médico me dijo: «Tienes Parkinson» . DIOS,¡¡¡¡ que tsunami se te viene encima!!!! Lo primero que vino a mi mente fue decirle «¿ Me voy a morir?». El medico me dijo que algún día , pero no por el Parkinson. Todos los planes que tenía para mi vida quedaban abandonados en ese segundo. ¿Cómo le explicaba a mi pareja ,a mis 5 hijos? ¿Qué les digo y cómo?

Ese mismo día me medicaron y nos volvimos a Mar del Plata (ciudad en la que vivo) .Mientras viajábamos, el silencio era tan profundo que dolía. No había posibilidad de una sola palabra, eran miles de preguntas sin respuestas que pasaban por mi mente .

Hablé con mis hijos, lloramos mucho. Pero siempre, y en todo momento, me dije y les dije que no pensaba bajar los brazos, que la vida me estaba dando otra lección y que no tenía la mínima intención de rendirme . Tengo la suerte de tener la familia que tengo. Mis hijos a los que amo, mis nietos…/… Mi pareja que solo tiene palabras de aliento y su fuerza se hace mía y me impulsa …/…

Cuidarnos , alimentarnos bien , descansar, intentar encontrar cosas que nos den placer ,meditar o simplemente sentarnos en silencio a respirar en forma consciente. Elegir vivir mejor, tratando de bajar el stress para mejorar nuestra calidad de vida, decidiendo seguir adelante de la mejor manera posible …/…

Cuando confiamos plenamente en la inteligencia de nuestro cuerpo para encontrar nuestro propio equilibrio y fuerza, dejas de caer en la pasividad y no delegas toda la responsabilidad en el terapeuta o el médico. Y es que los cambios ocurren cuando despiertas una nueva actitud, cuando entiendes que no podéis seguir con los mismos hábitos esperando que desaparezcan sin más.»

Livia Ileana Jimenez

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.