El diagnóstico llegó de casualidad

El diagnóstico llegó de casualidad. Fui a urgencias del hospital. Me encontraba mal: tensión alta. Entonces aproveché para preguntar: “Estoy esperando que me den los resultados de unas pruebas”.  Y ¡ Bingo!. “Ahora lo vemos, me contestaron. En unos minutos  viene el neurólogo y te explica, porque tienes una alteración en la prueba”.

Continuar leyendoEl diagnóstico llegó de casualidad