Ser cuidador en el párkinson

Ser cuidador en el párkinson

Aunque los cuidadores, que en su mayoría son mujeres, están cada vez más estresadas en proporción directa al número de años que pasan en el «negocio» de brindar / brindar atención cuando se ofrece ayuda, la asistencia adicional no se acepta fácilmente como fue el caso del cuidado de mi padre. Uno de los principales problemas es la culpa.

 Muchos cuidadores se sienten avergonzados o culpables al admitir que necesitan ayuda externa; por lo tanto, podría incluso rechazarlo cuando se lo ofrezca o no buscarlo activamente. El segundo problema que encontré en mis pacientes, así como en mi familia, fue el sentido del deber y la responsabilidad de aliviar los miedos, la ansiedad y la vergüenza que el paciente puede sentir al perder la independencia y la falta de voluntad para parecer débil frente a un paciente. Este era el problema de mi papá, que se negó a recibir ayuda externa porque «nadie lo cuidaría mejor que mi mamá y yo».

A continuación se ofrecen algunos consejos para ayudar a los cónyuges, cuidadores y cuidadoras a reconocer y aceptar la ayuda externa ayudándolos a resolver sus miedos y ambivalencia.

Primero, debemos transmitirles que la perspectiva es muy diferente y más amplia,  con una miríada de opciones, cuando estamos en lo alto del faro, con una vista clara de todo, que cuando estamos en la orilla del mar, en la oscuridad y sintiéndonos solos.

La tentación de actuar por nuestra cuenta siempre está presente y es más fuerte sobre todo en aquellos que estamos acostumbrados a cuidar de todo y de todos. Inicialmente, más aún si la persona es muy hábil, como un barco que hace caso omiso de las advertencias del faro, seguirá progresando y tal vez incluso tenga éxito en el cuidado diario de su ser querido por un tiempo. En última instancia, podemos causar no solo la destrucción o la desaparición de uno, sino la de nuestro ser querido a quien estamos tratando de proteger; porque si usted no se encuentra bien, tampoco lo estará su ser querido, quien entonces podría tener un descenso más rápido.

Por lo tanto, aprenda a nadar en paralelo a las corrientes de resaca, prestando atención a las siguientes advertencias de los faros en su vida para un resultado más feliz y exitoso tanto para usted como para su pareja.

Si quieres saber más de María de León, visita se web aquí

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *