Receta de salsa boloñesa casera con verduritas

La receta de hoy es una receta de salsa de esas que siempre te apañan una comida o una cena rápida. Se trata de una receta de salsa boloñesa casera con verduritas, que incluye de todo para nutrir bien tu cuerpo y que, además, podrás congelar en botecitos e irla sacando a medida que la necesites. ¡Deja de lado las salsas de bote!

Esta receta es ideal para acompañar platos de pasta, arroces o platos de verdura. Por ejemplo, está deliciosa con berenjenas, al estilo de la receta de berenjenas con tomate que compartimos contigo hace unos días, o con acelgas o espinacas si te animas a hacer una cazuelita de verduras con parmesano y huevo.

Ingredientes para la receta de salsa boloñesa casera con verduritas

Los ingredientes dan para un bote de boloñesa generoso, a mí me suele durar varios días y somos 4 en casa:

  • Media cebolla
  • 2-3 dientes de ajo
  • 1 calabacín
  • 2 zanahorias
  • 1 kg tomates pera
  • 500g de carne picada de cerdo o de pollo
  • Sal
  • Especias: cúrcuma, pimienta y pimentón dulce
  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación de la salsa boloñesa casera con verduritas

Pela la cebolla y el ajo y pásalos por la picadora hasta que queden muy finitos, casi triturados. Pela y corta el calabacín y las zanahorias, y pásalos por la picadora también. No hace falta que queden tan finitos. Finalmente pela y corta los tomates, tritúralos con la batidora y resérvalos.

Pon a sofreír la cebolla y el ajo con 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra a fuego medio. Cuando estén blanditos, añade el calabacín y las zanahorias con un poco de sal.  Mézclalo todo, tápalo y deja que se cocine durante unos 7 minutos.

Añade los tomates triturados a la sartén. A continuación, añade una cucharadita de sal, una cucharadita de pimentón dulce, media cucharadita de cúrcuma y una pizca de pimienta negra. Mézclalo todo bien y deja que haga chup-chup hasta que el agua esté bastante reducida.

En una sartén aparte, fríe la carne con un poco de aceite. No la tienes que hacer mucho, solo sellarla. Y a continuación, añádela a la sartén con el tomate y las verduritas. Mézclalo todo y deja que los ingredientes se vayan integrando a fuego medio (unos 5-10 minutos) hasta que la salsa quede bien espesa.

¡Y ya lo tienes! Puedes guardarla en botecitos pequeños para congelar.

Qué nutrientes lleva esta salsa boloñesa con verduritas

CalabacínAlto en agua y fibra, mejora el tránsito intestinal. Rico en vitamina B2, B6 y B9, todas importantes para el cerebro. Rico en vitamina C (antioxidante y antihistamínica) y K (contribuye a la salud ósea).
TomateMuy antioxidante gracias a su licopeno y a sus vitaminas C y E. También protege la vista y repara las mucosas (como las intestinales) gracias a su vitamina A. ¡Y cocinado libera aún más licopeno!
CebollaProtege la función hepática, la vesícula y el páncreas. Favorece el tránsito intestinal, es antioxidante gracias a su vitamina C, y neuroprotectora gracias a su alta concentración en ácido fólico (B9) y vitamina B6 (que interviene en la producción de dopamina). Es diurética y depurativa, ayuda al cuerpo a eliminar las toxinas.
AjoRiquísimo en manganeso, selenio, potasio, calcio, cobre, fósforo y hierro. Antioxidante (vitamina C y alicina) y neuroprotector (vitamina B6). En generosas cantidades se considera un alimento paliativo en demencias y enfermedades neurodegenerativas por su alto poder antioxidante.
ZanahoriasEs muy antioxidante, rica en betacarotenos (se transforman en vitamina A en el cuerpo) y vitamina E. La vitamina E es altamente antioxidante y la vitamina A contribuye a la reparación de las mucosas (por ejemplo, las del intestino). Rica en vitamina K, fundamental para la salud ósea y la coagulación.
Pimentón dulceMuy antioxidante y protege las mucosas: vitaminas E, C, A. Neuroprotector, incluye todas las vitaminas del grupo B. También incluye fósforo, magnesio, potasio y calcio.
Cúrcuma y pimienta negraLa cúrcuma es una especia con gran potencia antiinflamatoria y neuroprotectora. Es detoxificante, favorece la salud de la microbiota intestinal y estimula al sistema inmune. Pero el cuerpo humano no la absorbe bien y por eso hay que tomarla siempre con una pizca de pimienta negra y grasa.
AOVEEl AOVE es una grasa buena, que no puede faltar en la dieta de las personas con Parkinson. Las grasas buenas son fundamentales para el correcto funcionamiento del sistema nervioso (especialmente el cerebro) y el funcionamiento hormonal.
Carne de cerdo o de polloLa carne es una de las pocas fuentes de vitamina B12 que hay en la naturaleza; y, como sabes, las vitaminas del grupo B tienen un papel importante en el sistema nervioso. El alto aporte proteico de la carne es también fundamental para la producción de dopamina.

Esta salsa boloñesa con verduras es un básico que no puede faltar en tu nevera, y además está deliciosa y es súper nutritiva. ¡Pruébala!

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *