Hoy te traemos una receta de berenjenas con tomate facilísima, ideal para comer o cenar y que seguro que te sentará estupendamente y te saciará hasta la próxima comida.

Esta receta es una adaptación de varias recetas de berenjenas que tiene Patri Aleix en su cuenta de Instagram Saludable con Patri, que por cierto, si no la sigues, ya estás tardando, porque tiene unas recetas que te van a encantar, y muy fáciles de hacer.

La receta de berenjenas con tomate que te traemos hoy está deliciosa tanto fría como caliente, y es muy versátil: podrás utilizarla como acompañamiento, como primer plato, o añadir proteína y disfrutar de un completo plato único.

Eso sí, acuérdate (como siempre) de que si le añades proteína ésta puede interferir con tu medicación, así que tenlo en cuenta a la hora de tomarla.

Ingredientes para la receta de berenjenas con tomate

Los ingredientes que pondré a continuación son para 2 personas, suponiendo que el plato se coma como primer plato o plato único. Si usas las berenjenas para acompañar, seguramente te llegue para más personas.

  • 1 berenjena grande
  • 1 cebolla
  • 4 dientes de ajo
  • Sal
  • Salsa de tomate natural (si puede ser, casera)
  • Especias al gusto: yo le pongo cúrcuma, pimienta, pimentón dulce y mucho orégano
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Opcional: semillas de sésamo para decorar
  • Y si quieres añadirle proteína: garbanzos, lentejas, carne picada… 

Preparación de las berenjenas con tomate

Pela la berenjena y córtala en trozos pequeños. Ponla en remojo en agua con sal durante unos 20 minutos para quitarle el amargor.

Mientras tanto, pela y trocea la cebolla y los dientes de ajo, quitándoles a estos últimos la parte verde del centro para que no repitan. Pasa la cebolla y el ajo por la picadora y ponlos a sofreír en 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra a fuego medio.

Cuando el ajo y la cebolla estén blanditos, cuela la berenjena y añádela a la sartén con un poco de sal. Mézclalo todo y deja que se cocine durante unos 5 minutos o hasta que la berenjena se reblandezca un poco.

Añade un vaso grande de salsa de tomate y las especias que te apetezca: en mi caso le pongo mucho orégano, pero también puedes añadir hierbas provenzales, mediterráneas, etc.

Mézclalo todo bien, tápalo y deja que se cocine hasta que el tomate esté espesito. Si lo deseas, puedes añadirle proteína: esté plato está delicioso con garbanzos o lentejas, aunque a mí me chifla con carne picada, que puedes cocinar en una sartén aparte y añadir a las berenjenas durante los últimos minutos de cocción, mezclándolo todo bien.

Añádele unas semillas de sésamo para decorar, ¡y ya lo tienes!

Qué nutrientes llevan estas berenjenas con tomate

BerenjenaEs rica en fibra, antioxidantes y agua, y muy baja en grasa. También lleva cobre, manganeso, vitamina B6 (imprescindible para producir dopamina) y vitamina C.
TomateMuy antioxidante gracias a su licopeno y a sus vitaminas C y E. También protege la vista y repara las mucosas (como las intestinales) gracias a su vitamina A. ¡Y cocinado libera aún más licopeno!
CebollaProtege la función hepática, la vesícula y el páncreas. Favorece el tránsito intestinal, es antioxidante gracias a su vitamina C, y neuroprotectora gracias a su alta concentración en ácido fólico (B9) y vitamina B6 (que interviene en la producción de dopamina). Es diurética y depurativa, ayuda al cuerpo a eliminar las toxinas.
AjoRiquísimo en manganeso, selenio, potasio, calcio, cobre, fósforo y hierro. Antioxidante (vitamina C y alicina) y neuroprotector (vitamina B6). En generosas cantidades se considera un alimento paliativo en demencias y enfermedades neurodegenerativas por su alto poder antioxidante.
OréganoEs antioxidante y antiinflamatorio, y calma el sistema digestivo. El aceite de orégano es también un poderoso eubiótico: es capaz de eliminar las bacterias malas y respetar las buenas que hay en el organismo.
Pimentón dulceMuy antioxidante y protege las mucosas: vitaminas E, C, A. Neuroprotector, incluye todas las vitaminas del grupo B. También incluye fósforo, magnesio, potasio y calcio.
SésamoAlto contenido en calcio y también es antioxidante gracias a su gran aporte de vitamina E. También incluye manganeso, magnesio y zinc, y molido aporta mucha fibra y lignanos, una sustancia que también está presente en las semillas de lino y que ayuda a regular el sistema hormonal femenino.
Cúrcuma y pimienta negraLa cúrcuma es una especia con gran potencia antiinflamatoria y neuroprotectora. Es detoxificante, favorece la salud de la microbiota intestinal y estimula al sistema inmune. Pero el cuerpo humano no la absorbe bien y por eso hay que tomarla siempre con una pizca de pimienta negra y grasa.
AOVEEl AOVE es una grasa buena, que no puede faltar en la dieta de las personas con Parkinson. Las grasas buenas son fundamentales para el correcto funcionamiento del sistema nervioso (especialmente el cerebro) y el funcionamiento hormonal.

No me digas que no es fácil esta receta de berenjenas con tomate. Pruébala y nos cuentas, va a ser un básico en tu cocina, ¡ya lo verás!

Artículos recomendados

1 comentario

  1. […] de pasta, arroces o platos de verdura. Por ejemplo, está deliciosa con berenjenas, al estilo de la receta de berenjenas con tomate que compartimos contigo hace unos días, o con acelgas o espinacas si te animas a hacer una […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *