Receta de bizcocho de calabaza fácil

Hoy volvemos a proponerte una receta golosa que encantará a toda la familia. Se trata de una receta estupenda para aprovechar los restos de calabaza que pueden sobrarte al elaborar cremas de verduras en esta época del año, y que no tiene la menor complicación pero queda absolutamente increíble: esponjoso, en el punto ideal, y dulce en su justa medida.

La receta original es de Pequerecetas, pero la hemos adaptado para que sea un poco más sana y bastante más digestiva, incorporando harinas y endulzantes integrales, y añadiéndole un plus de grasas buenas mediante un frosting de anacardos que queda brutal.

Ingredientes para la receta de bizcocho de calabaza fácil

  • 300 g de pulpa de calabaza cruda
  • 300 g de harina de espelta integral
  • 4 huevos
  • 250 g de panela (si no tienes, puedes usar azúcar moreno)
  • 75 g de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de canela Ceylán
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada
  • 2 cucharaditas de bicarbonato

Frosting opcional:

  • 250 g de anacardos crudos

Preparación de la receta de bizcocho de calabaza fácil

Precalienta el horno a 180º.

Pica la calabaza bien finita y reserva.

Bate los huevos y el azúcar juntos hasta que la mezcla blanquee y aumente de volumen. Pon la mezcla en un bol grande. Incorpora el aceite poco a poco, mientras sigues batiendo para que emulsione bien.

Añade la harina, la canela, la nuez moscada y el bicarbonato, y mézclalo todo bien. Por último, añade la calabaza y vuelve a mezclar hasta que esté todo bien integrado. Te quedará una masa muy espesa.

En un molde para bizcocho untado de aceite o con papel de hornear vierte la mezcla. Yo hago este bizcocho en un molde alargado tipo plum cakecon papel de horno, pero no hay problema en usar un molde circular.

Mételo en el horno 1 hora, luego sácalo y déjalo enfriar. Si en tu horno se quema un poco la superficie superior del bizcocho, prueba a bajar la temperatura a 165º pasados 45 minutos de cocción, y dejarlo 15 minutos más de lo previsto (en total hora y cuarto).

Mientras enfría, puedes preparar el frosting. Para ello, prepararemos una crema de anacardos. Solo tienes que poner 250 g de anacardos crudos en la picadora. Pícalos 10 veces en tandas de 2-3 minutos hasta obtener una pasta cremosa y untable. Úntala sobre el bizcocho y mételo en la nevera hasta que el frosting esté duro.

Puedes hacer lo mismo derritiendo chocolate en aceite de coco virgen extra y añadiéndolo por encima.

Qué nutrientes lleva esta receta de bizcocho de calabaza fácil

Harina de espelta integralEs mucho más digestiva que la harina de trigo. Al ser integral, conserva sus nutrientes y un gran aporte en fibra, que regula el índice glucémico y a la vez evita el estreñimiento. Nutricionalmente es más rica que la harina de trigo: presenta mayor aporte de vitaminas B1 y B2 (neuroprotectoras), calcio, magnesio, fósforo y potasio, e hidratos de carbono. Y contiene lisina, un aminoácido esencial que solo podemos obtener a través de la alimentación.
CalabazaAlto contenido en betacarotenos, que reparan las mucosas (como las de los intestinos), y además es muy antioxidante, previniendo la acción de los radicales libres. Es digestiva y refuerza el sistema inmunitario.
PanelaEs un tipo de azúcar sin refinar, con lo que su aporte nutricional es mejor que el del azúcar blanco. Al ser integral, incorpora fibra y es un endulzante totalmente natural, sin aditivos químicos. No deja de ser azúcar, sin embargo, así que tómala con moderación.
BicarbonatoActúa como levadura y es una alternativa natural al clásico “potenciador químico” que suele usarse en las recetas de bizcochos. Es un potente antiácido, que combate la indigestión y te ayuda a digerir mejor, y que restablece la salud en el intestino.
Canela CeylánEs antioxidante y hay estudios que indican que podría prevenir la aparición de demencia y Alzhéimer. También ayuda a regular la glucosa y el colesterol.
Nuez moscadaEs antiinflamatoria y estimula el sistema nervioso, además de ser antibacteriana y protectora del sistema cardiovascular. Sin embargo tiene contraindicaciones: por ejemplo, en personas con enfermedad hepática o embarazadas, y en niños muy pequeños se desaconseja también.
Aceite de oliva virgen extraSon grasas buenas, que no pueden faltar en la dieta de las personas con Párkinson. Las grasas buenas son fundamentales para el correcto funcionamiento del sistema nervioso (especialmente el cerebro) y el funcionamiento hormonal.
HuevosFuente de grasas buenas, es antioxidante (vitamina E, selenio, carotenoides) y protege el sistema nervioso (vitamina B9). Su consumo es indispensable para que el organismo sintetice vitamina D mediante exposición solar, una vitamina importantísima para el sistema nervioso.
AnacardosMuy ricos en grasas buenas, como el Omega 9 y el Omega 6; es de hecho el fruto seco que mayor contenido en grasas buenas ofrece. Incluye gran cantidad de triptófano, un aminoácido esencial precursor de la serotonina y de la melatonina (imprescindible para conciliar el sueño). Fuente de vitaminas del grupo B (neuroprotectoras) y E (antioxidante).

Este bizcocho de calabaza fácil es una fuente de energía fenomenal, se hace rápido y gusta a todos. Pruébalo y nos dices.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.