Nuestra lucha diaria

Me llamo Pao Ortega y me diagnosticaron párkinson juvenil a los 34 años. Ésto dio a mi vida un giro enorme.

Me separé, no encontraba trabajo, y empecé a batallar con los síntomas de este enfermedad. Aunque lo peor era,  sobre todo, el sentirme limitada en cosas que eran simples de hacer.

Es difícil de aceptar, pero tengo 2  motivos para no dejarme vencer (aunque acepto que hay días que él gana): mis hijos. He pasado por muchas situaciones, principalmente personas que han llegado a mi vida , amigos incondicionales, mi familia ha sido mi gran apoyo.

Hoy a mis 41 años, lucho día a día con la mejor actitud, disfrutar cada día, aprovechar cada oportunidad. Por supuesto hay días de mucho dolor, donde el miedo a que la enfermedad avance y mi calidad de vida disminuya siempre está presente. Pero hay que echarle ganas y darle pelea. Tengo mucho camino por recorrer.

Esta enfermedad me ha permitido conocer a personas increíbles con corazones hermosos, y he visto cómo el amor de tus seres queridos te ayuda a echarle ganas. Pero lo importante es ver las cosas con la mejor actitud posible.

Me gusta ponerme metas. Empecé haciendo pulseras tejidas por hobby y ahora tengo un pequeño negocio de bisuteria para eventos. 

En fin me encanta su página. Aquí en mi ciudad no hay asociaciones que apoyen y ayuden a personas con Parkinson y ustedes me han ayudo a entender muchas dudas.

Este Tulipán me acompaña siempre, los colores son mis hijos y la combinación de los 2 soy yo.

Pao Ortega

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.