La espera

(Carmen Labory. «Maquin»)

Yo espero desesperada

Yo espero cuando no llaman.

Aquí los nervios me atan,

aquí mi mente está clara.

Sabe muy bien qué es lo que

quiere.

Que me abran la cabeza y

den vida a las neuronas que

se mueren muy deprisa.

Porque son muy caprichosas

y necesitan descargas,

descargas de mucho cariño,

descargas de comprensión y

descargas eléctricas, que

dan vida a mi vida, tocada

por ese monstruo que se

llama: «párkinson»

Si sale bien este momento de

estos médicos que ayudan,

estaré yo más contenta y

más fuerte y más abierta.

Con más ganas de correr,

nadar y crecer.

Crecer en calidad de vida,

crecer en tu compañía:

amigos, hermanos e hijas,

compañeros de enfermedad y

familia.

¡Qué alegría!¡Qué contento!

Esta operación que busca

reparar algo mi cuerpo.

¡Qué dejará a ese huésped un

poco más reducido!

Estaré más sosegada, más

tranquila y más feliz.

Mi vida corre.

Carmen, «Maquin».

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.