Las enfermedades en mujeres están muy poco estudiadas

Las enfermedades en mujeres están muy poco estudiadas

1. Hola, Isabel, puedes presentarte tu misma.  Hola, soy Isabel Lamet y una de mis pasiones es la psique, me apasiona la conducta humana y continuamente me pregunto acerca de porque nos comportamos de una manera determinada o de otra.

2. ¿Por qué estudiaste psicología? 
Ya mi madre me decía que cuando era niña y íbamos a comer a un restaurante atendía más lo que sucedía fuera, las conversaciones ajenas que las de mi propia mesa (una cualidad imprescindible en psicología es la observación), después a los 15 años calló en mis manos el libro: Concierto para instrumentos desafinados de Vallejo-Nájera, y ahí supe que quería estudiar psicología. 

3. ¿Nos puedes comentar en qué consiste la psicología clínica?
Hay diferentes áreas de la psicología que abarcan distintos ámbitos como, por ejemplo, la psicología empresarial (recursos humanos) psicología infantil, psicología social. La psicología clínica abarca todos los aspectos de la salud mental y a la conducta adaptativa. 

4. ¿Cómo entraste en contacto con Anapar?
Después de realizar la carrera, hice un master en Neuropsicología clínica; es una especialidad donde se estudia el funcionamiento del cerebro y sus patologías. Eso me llevó a trabajar en Neurología en la Clínica Universitaria de Navarra más de trece años y allí conocí Anapar. Lo que me llevó años más tarde a trabajar con ellos. 

5. ¿Se requiere formación especial para trabajar con personas afectadas de Parkinson?
La formación de Neuropsicología es la adecuada para trabajar con enfermedades tanto degenerativas, como por otra causa, vascular, tumoral. Esta formación te da un conocimiento mucho más específico y profundo del funcionamiento del cerebro.


6. Se utilizan los mismos procedimientos con cada afectado, quiero decir realizas a todos entrevistas de investigación, clínica, …? Depende de para qué, si hay que valorar el estado cognitivo, sí, hay un procedimiento protocolario; pero si es para saber cómo está la persona emocionalmente, yo personalmente no utilizo lo mismo. Pienso que cada persona es única, gracias a Dios, ¡jajaja!

7. Con respecto al Parkinson de Inicio Temprano, ¿Cómo es la aceptación de la enfermedad? ¿Es más fácil o más complicada?
No es sólo para el Parkinson. Cualquier enfermedad te lleva hacía dentro, siempre digo que la enfermedad nos hace actores/actrices protagonistas en el teatro de la vida. El foco siempre te señala y el monologo es para ti. Toda enfermedad tiene un proceso de aceptación, la dificultad cuando es de inicio temprano es que tu situación vital es diferente. Esto tiene su lado negativo que corta procesos laborales, familiares, sociales. La parte positiva es que tienes más energía y capacidad de adaptación a la nueva situación.

8. ¿Qué destacarías de las mujeres con Parkinson?
Las enfermedades en mujeres, en concreto, están muy poco estudiadas y creo que es fundamental hacerlo. Porque, en general, no se presta atención, ni se le da la importancia que tienen a los ciclos hormonales. Por ejemplo, no tomo decisiones cuando tengo la menstruación, cuando lo comentas en grupo la mayoría de las personas se ríen. Las mujeres somos cíclicas y esto afecta tanto a la parte mental como física, con lo que afecta en el efecto de las medicaciones, los síntomas… Desde aquí hago un llamamiento para que se realicen estudios científicos en la enfermedad de Parkinson distinguiendo entre hombres y mujeres.  9. ¿Por qué nos cuesta más ir a las asociaciones?
Porque tenemos que aceptar y asumir la enfermedad, compartir y estar con personas con la misma enfermedad, pero más avanzada y estos nos cuesta porque nos hace de espejo. Pero para eso hay que ir, para aceptar, compartir, unir fuerzas. No nos olvidemos que somos seres sociales y necesitamos pertenecer a un grupo (familia, amigos, pareja, asociaciones, religiones, futbol…) y expresarnos, aunque sea a través de la enfermedad. 

10. ¿Qué consejos darías a las personas recién diagnosticadas?
Qué se lo permitan todo, llorar, gritar, patalear, reír, soñar y mucha paciencia, cariño y amor con ellos mismos. Compartir y si tienen una asociación de Parkinson cerca, acudir, porque seguro que le echan una mano, física y emocionalmente. En Anapar, todas las personas que trabajamos en la asociación, la dirección, la junta directiva y todos los profesionales que la formamos estamos para que la enfermedad se le haga lo más amable posible y pueda convivir con ella sin peleas.

Gracias, Isabel por tu aportación y consejos, y a Anapar por contribuir a hacer posible esta entrevista.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *