Y el verano llegó…

Un nuevo tiempo comienza. El cambio de estación siempre trae consigo sueños que se convierten en proyectos.

Un día descubrimos lo vulnerables que podemos llegar a ser. La vida puede cambiar en un momento. Y,  lo que ayer parecía seguro y cierto, se torna inviable y absurdas las seguridades que sustentaban tu vida.

Un día descubres que te sientes más sola de lo que creías y  llega un momento en el que no te reconoces. Te preguntas por qué ha cambiado todo. Pero sabes que ya no hay vuelta atrás.

La vida está llena de incertidumbres, los afectados por el párkinson lo hemos aprendido de una manera algo repentina. La soledad parece ser tu única compañía. Los demás no te entienden y no sabes qué hacer.

Y te encuentras con Paqui, Sabela, Sonia, Inma y Marta. De repente todo cambia y la enfermedad, el maldito párkinson que ahora te acompaña, cobra una nueva perspectiva. Se ha convertido en una plataforma a la que mirar de frente. Las redes sociales son tus aliadas, tu medio de búsqueda.

Que te escuchen y entiendan, que comprendan que hay momentos en los que todo se convierte en un oscuro pozo del que unas horas después puedes resurgir. Y no es locura. Poder servir de ayuda a otras personas como tú, sólo por compartir, es una experiencia única.

Ahora con la llegada del verano nos embarcamos en un proyecto muy especial: poder conocernos en persona. Llenas de ilusiones abrazamos cada día que nos acerca. Las ideas se agolpan y atropellan un poco al principio. Pero poco a poco van tomando forma. Todas las personas que nos rodean (parejas, amigos, conocidos, simpatizantes…) forman parte también de ese engranaje. Todos juntos iremos a la búsqueda de la esencia de nuestro grupo (ya asociación): NOSOTRAS MISMAS.

Rosa Blázquez

Artículos recomendados

2 comentarios

  1. Remedios Manchon Núñez

    Cuanta verdad dices en lo que has escrito, y lo que más necesitamos es tener una asociación de gente joven con está enfermedad en la que podamos encontrarnos arropadas y acudir entre nosotras sobre todo cuando estamos en ese pozo y no vemos salida, y a mí me estáis ayudando mucho, ojalá todas estuviéramos más cerca y poder juntarnos y hablar y compartir nuestros miedos, nuestras dudas y estar juntas en esta larga lucha. Sólo os doy las gracias por estar ahí. Gracias de corazón.

    1. Acabo de leer lo tuyo me hizo bien porque es lindo saber que no soy la única de tener bajones y no vemos salida seria bueno de poder tener cada tanto charlas Muchas gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.