EL PODER DE LA ESCRITURA

El poder de la escritura

Me diagnosticaron párkinson con 41 años, al final del año en el que comenzó la pandemia. No reaccioné mal del todo, la verdad. Aún así la noticia de tener una enfermedad degenerativa como el párkinson era aterradora. 

Pero soy una persona muy positiva y siempre estoy de buen humor, así que en vez de hundirme, decidí dedicarle tiempo a esa idea de hacía un año: terminar el libro que tenía en notas y apuntes. Me puse a ello. En poco tiempo me di cuenta de que así no pensaba tanto en lo que estaba sucediendo y sinceramente, fue lo mejor que pude hacer.

Cada vez que me agobiaba con los pensamientos pesimistas o me agobiaba mi familia, me refugiaba en la escritura. Bendita paz mental. Yo  me perdía en la descripción de mis personajes, mi historia, etc  y poco a poco creé un mundo tan complejo que no quería salir de ahí.

Me encontré creando una historia maravillosa y fantástica, llena de aventuras y mi enfermedad quedó a un lado. Cada vez que tenía un poco de tiempo me ponía a escribir alejando los malos pensamientos e incluso los dolores. Si me encontraba cansada y sin ganas de nada pues me ponía a escribir porque era lo único que me hacía sentir bien.

Y lo que se comenzó como un escape de la realidad agobiante, se convirtió en una trilogía que estoy autoeditando y  que no me ha dejado caer en la oscuridad en ningún momento.

Seguiré escribiendo hasta que esta maldita enfermedad ya no me lo permita. Sé que mientras escribo se adormece un poco este monstruo y puedo seguir siendo yo.

Laura Collado

Artículos recomendados

1 comentario

  1. Que suerte. Que te diste cuenta es así tener la mente ocupada lo otro es escuchar música .Tengo fe que pronto van encontrar la solución tengamos fe Bendiciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.