Despedida a las familias de mis alumnos

Despedida a las familias de mis alumnos

Revisando entre mis documentos he encontrado el borrador del email que envié a las familias de mis alumnos como despedida . Me gustaría poder compartirla con vosotros.  Tras las palabras se esconden muchas y encontradas emociones. El amor a mi trabajo y el deseo de terminar como había imaginado contrapuesto a la desilusión por  la realidad. 

DESPEDIDA A LAS FAMILIAS DE MIS ALUMNOS

Estimadas familias:

Mañana comienza un nuevo curso escolar  que seguramente esperáis con ganas e ilusión tanto padres como niños/as.

Éste sería mi último curso antes de la jubilación así que durante el verano estuve pensando cómo hacer que el último fuese especial para todos.

Pero no siempre se cumplen los proyectos que imaginamos. Mañana no estaré en el aula porque estoy de baja, una baja que se prolongará seguramente a lo largo del curso.

Hace cuatro años que me diagnosticaron Párkinson. Durante este tiempo, ayudada por la medicación, he hecho todo lo posible para que no influyese en mi vida diaria y por supuesto en mi trabajo. Pero los años y la enfermedad son un lastre añadido en la vida y no me siento con fuerzas para afrontar un nuevo curso escolar.

Al finalizar el curso anterior, en junio, estaba agotada. Pensé que después de las vacaciones recuperaría y podría continuar.

Comencé con ilusión pensando que cada día, cada actividad iba a ser irrepetible para mí. Dar clase a vuestros hijos ha sido un placer. Es un buen grupo. Pero el trabajo en un Centro escolar requiere que estemos al cien por cien porque tenemos mucho trabajo compartido. Recordar eso me ha traído a la realidad y me ha permitido ser consciente de las limitaciones de mis fuerzas.

Llevo 35 años dedicándome a una preciosa profesión. En estos momentos los sentimientos me desbordan pero me conforta pensar en todo lo que he ganado en estos años y que no puedes obtener en ningún otro trabajo: el desinteresado cariño de mis alumnos.

Quiero agradeceros vuestro apoyo y espero que disculpeis los errores cometidos.

A los niños y niñas dadles un beso de mi parte.  Seguramente nos encontraremos por el pueblo. Para vosotros mis mejores deseos y un abrazo.

Con cariño

Rosa Blázquez

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.