Autobiografía corta con moraleja

Autobiografía corta con moraleja

 
 
 Un  matrimonio cansado,  un divorcio en puerta, un hogar con una abuela al cuidado de su nieto… después de 21 años de matrimonio y mi hijo con 13 años, decidimos en forma amigable, discutir el divorcio, entonces deprimida, con el reciente fallecimiento de mi hermano y mi sobrino mayor, a causa de la precaria situación de seguridad de mi país, delincuencia e inseguridad desbordada, que no perdona sexo, edad, raza, religión ni clase socia, tratando de mejorar la situación me vine a España, homologué, mi título, ejercí mi carrera, trabajé para la seguridad social, trabajé como médico de urgencias, en sociedad con el hombre que actualmente es mi esposo, abrimos un centro médico con varias especialidades y yo era la directora del centro, a la vez que compaginaba mi trabajo con el cargo de médico forense interino en el instituto de medicina legal de Galicia. Me  compré un auto, jajajaja otro Chrysler,  un Caliber y un piso en Galicia.
 
A mi piso, lo fui decorando y equipándolo a mi gusto muy personal, pero empezaron mis problemas de salud, y me di cuenta porque tenía yo la excepción de la regla, un médico con letra caligráfica, espectacular mi letra era letra corrida, caligráfica, en las farmacias preguntaban quién elaboraba las recetas y mis pacientes respondían que yo y estos comentaban y admiraban mi letra, también  nadaba yo para competición de nacionales en mi niñez,  bailaba  salsa casino nivel  avanzado a experto…
 
De pronto, letra minúscula e inentendible (micrografía), no podía nadar, y no daba un paso para bailar, insomnio, intolerancias al frío, estreñimiento, trastornos del sueño, tales como sueños y pesadillas vividas (Trastornos del sueño REM) y realmente, comenzaba  mi  pesadilla, sospechaba mi diagnóstico, pero no tenía en ese momento antecedentes familiares, para la Enfermedad de Parkinson,  pero si antecedentes de contacto con tóxicos y contaminantes  (Pacientes intoxicados por herbicidas como el Paraquat) para salir de dudas acudí a un especialista, no temblaba, si notaba cierta lentitud al moverme (Bradicinesia),  tenía rigidez y calambres. Después del interrogatorio y el examen físico, las palabras del neurólogo fueron las siguientes “ Si  sabes lo que tienes, no hace falta que yo te lo diga” , le respondí lo sé, pero vine para que usted lo corroborara…., y allí estaba yo, con 42 años y probablemente con una Enfermedad de Parkinson de 10 años de evolución…, (porque cuando se hace el diagnóstico de Enfermedad de Parkinson, que es clínico, tiene evolucionando en el silencio, aproximadamente 10 años), hasta el momento actual, no hay pruebas precisas y exactas para su diagnóstico, por lo que eso hace que no se detecte muchas veces en sus fases iniciales).
 
Mi suerte ya estaba echada, no era el futuro que yo aspiraba, conocía muy bien mi pronóstico, tenía diagnóstico de una enfermedad neurodegenerativa, incurable y con pocos años de vida útil profesional, es de comprender,  que un médico no puede ejercer a largo plazo por lo incapacitante de la enfermedad, entonces trabajar para cubrir los años necesarios de cotización en un país prácticamente recién llegada, a punto de presentar la selectividad para ingresar a la Universidad, para realizar una nueva especialidad, un trabajo,  deudas de hipoteca y préstamo de coche, un hijo menor de edad estudiando bachillerato, próximo a la selectividad para estudiar ingeniería, además a cargo  una madre anciana,, un novio reciente, que si se enteraba, ¿Qué podría pasar? Pues que se asuste, se traume  y se desaparezca, más rápido que Houdini….pero a Dios gracias y mis 2 Ángeles que están con él, sigo con mi bello amor que en vez de marcharse, me brindó todo su apoyo, su fuerza para seguir adelante y su amor incondicional, mi hijo que ya es un hombre hermoso y bueno Jorge Luis, estudia ingeniería ya poquito le falta.
 
Con el tiempo complete los años de cotización que necesitaba,  a pesar de que tuve que salir a trabajar para Ecuador contratada vía online, por 2 años, de los cuales, solo estuve 1 año por la crisis económica que vivió  España. Realizamos una mudanza de 9 maletas de ida,  pero de regreso nos trajimos 1 contenedor repleto de muebles y  hasta con coche, claro una mudanza de casa, de muebles y menaje, porque nuestra meta era quedarnos por más tiempo, pero en vista que las condiciones de trabajo ofrecidas no eran las acordadas desde España,  intentamos por un año adaptarnos y  a la final decidimos regresarnos.
 
Cuando decidimos regresar, renuncié al hospital y buscamos en España otro lugar que no fuese Galicia, ubicarnos en una zona con un clima más favorable para mí enfermedad (un síntoma muy desagradable de ella es la intolerancias al frío, causa bloqueo de los movimiento, dolor muscular y calambres).
 
Decidí no ejercer más la medicina, una decisión que converse con mi hijo y con mi pareja. De ser Directora y dueña de mi propio centro médico, pase a ser dueña de una tienda de ropa en Tenerife, me gusta la moda, los accesorios y con respecto a estos, se me da bastante bien la bisutería, así que las cositas que iba haciendo, me servían de terapia, me distraían del duelo por negar mi profesión y vocación, de paso las ponía en venta y le sacaba una pequeña ganancia. Era una tienda Unisex, ropa de fiesta, casual y de rutina, vendía además trajes de baño(tenía en frente la playa) y pareos. Mi pareja me ayudó con la decoración, aunque fui yo quien escogía colores, mobiliario, etc. Él era el manitas que me sacaba la obra adelante, pero como todo,  abrimos, la novedad, luego el diario y luego el bajón en las ventas, entonces sucedió, que como todo, las grandes superficies comerciales,, que a su vez controlan, lógico, ropa, bisutería y calzado a precios tirados al suelo, por más que vendas prendas exclusivas o de alta costura, ya ese tiempo pasó, ahora y lamentablemente la gente va por precios, no por calidad, ni marcas.
 
A poco de abrir la tienda, Comencé a presentar  trastornos del sueño, aún más acentuados, por las noches insomnio total o sueños y pesadillas vividas, o durante el día sueño repentino y otros síntomas de la enfermedad, decidiendo dejar de atenderla, y solicitando una baja por la seguridad social, estimaron mi caso y me otorgaron pensión por incapacidad total permanente, alejándose de mi toda posibilidad de ejercer mi profesión.
 
Volviendo a lo de la tienda, pues ella al igual que mi centro clínico tenían en su decoración mi toque muy personal.
Cuando cerré  la tienda, me centré en buscar casa, porque vivíamos en un piso de alquiler, la tenencia de mascotas, el aparcamiento de vehículos, el ruido, a pesar de vivir en un ayuntamiento con todos los servicios en completo funcionamiento, no tenía un lugar alejado donde el estrés no intentara más desórdenes en mi sistema nervioso. Nos mudamos entonces a nuestra casa actual, que se encuentra alejada del bullicio, con vistas sorprendentes al océano y la playa a 200mts. Aprox. Allí tocó reiniciar una vez más mi vida, re orientar,  mis prioridades y tomar nuevas metas
 
Se hace larga, la historia para ustedes y no deseo hacerlo tedioso ni aburrirlos, sin embargo viendo de mi perspectiva la narración de unos cuantos hechos de mi vida, pareciese corto, parece que es un espacio de tiempo breve, en el tiempo que transcurre desde que se nace, se va haciendo una mayor, acontecen sucesos, como la vida diaria con tus hermanos, tus padres, tus primos, la escuela, el bachillerato, la Universidad, tu matrimonio, luego el trabajo de profesión y ser madre, todo bien, todo perfecto, como debe de ser, un ejemplo de familia en sociedad 21 años de un “matrimonio ejemplar” digno de envidia, sin embargo, existe un giro, todo comienza a cambiar, ya no eres la misma persona, tus sentimientos y tus metas te hacen seguir otro camino, en búsqueda de ser feliz… ¡Ah!, es que no lo era, y preguntas ¿porqué? Y te das cuenta que tu afán de trabajar, de seguir rutinas inquebrantables, de vivir el orden al máximo generó una carga de estrés en tu vida, que acabó agotando la ilusión y deseos de compartir lo que nunca compartiste, esperando el mejor momento, ese que nunca llegó y si lo hizo ni te diste de cuenta debido a lo ocupada que estabas con lo otro… tu carrera… Y ¿tú? ¿tu familia? Ellos también esperaban por ti…
 
Tuviste que esperar ese giro, para darte cuenta, tuviste que esperar que la enfermedad llegara sin invitación previa, sin anuncios, de improviso, arrastrando todo, lo que creíste tener, nada, te das cuenta que no tenías nada, porque lo material, no vale nada, tus estudios, nada, tu trabajo tampoco vale nada…..Pero un momento, algo hay allí, algo que siempre ha estado contigo, en silencio, en las buenas y en las malas, la gente que te quiere, aquellos de tu sangre, aquellos que siempre has dejado en segundo lugar por priorizar condiciones, esas que eran las que realmente no valían nada, tu verdadera riqueza estaba y está con ellos.
 
En fin, llegó Mr. Park para hacérmelo ver ¿Ironía de este mundo cruel y loco? Quién lo sabe?
 
Historia completa aquí

 

Artículos recomendados

6 comentarios

  1. Me han encantado tu reflexión final. Me siento totalmente identificada. Descubrí que llevaba años sin vivir. Mr. P me obligó a parar y decidí hacer el viaje más importante de mi vida. El viaje a mi interior.
    Un abrazo y mucha fuerza.

  2. Me ha emocionado tu historia y que gran reflexión, todo lo que creemos super importante.. trabajo..cosas materiales, pasan a otra dimensión y esto te lo hace aprender el Párkinson a fuerza de ostias.

  3. Tu historia me ha gustado mucho y me ha hecho ver qué algunas cosas que narras yo también las viví, soy Lic. en Economía pero también primero fue mi carrera, mi trabajo y me olvidé de lo principal el amor de pareja siempre estuvo en segundo plano y lo perdí, ahorita estoy sola y mi única compañía es el Señor Parkinson, con su llegada todos mis sueños a futuro se truncaron y ahora pienso que solo Dios sabe porque, solo le pido fuerzas para no dejarme vencer por este invitado indeseable. Creo que todos los que sufrimos está enfermedad tenemos una historia quebrada que contar, pero hay que echarle ganas NO NOS VENCERÁ TAN FÁCILMENTE. Abrazos desde México

  4. Ojalá que en el viaje que emprendiste en tu interior, hayas encontrado los tesoros más valiosos e importantes en la vida, que son las personas más cercanas y que te aman a pesar de todas las pruebas que nos pone el destino

  5. Cuando la vida te da una lección dura de aprendizaje es cómo cuando recibes una bofetada, no te la esperas pero te la dieron, te duele y tienes que aprender a vivir con el dolor

  6. Valorar lo que realmente tienes, la gente que te quiere, que está de manera incondicional a pesar de tu condición de salud, a pesar que ya lo que queda de ti es el ser humano simple y susceptible de enfermedad. El verdadero valor el de ser humano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *