En este momento estás viendo ENCONTRAR MI CAMINO

ENCONTRAR MI CAMINO

Encontrar mi camino

Entre planos contracturas y masajes

se iba asomando  aquel huésped, sin mediar invitación

Y de forma inadvertida

 fue ocupando su lugar

casi en un anonimato,  solo,  no llamaba la atención

Y así pasaron los meses

unos cuantos… no sé bien

Hasta que llegó esa noche

que creo nunca olvidaré

Era fin de temporada, no había mucha ocupación

y una sonrisa me hablaba, una cara de guasón

Ya no quería anonimato, quería ser huésped de honor

Tenía poderes, decía

¡Vas a depender de mí!

Y aunque estaba acorralada

con esa amenaza real,

enfrenté sin complejos

Le gritaba a viva voz

¡Nunca fuiste mi invitado!

¡Esta es mi casa y te vas!

Pero el guasón disfrutaba; y hasta tribuna encontró

desde donde declamada, lleno de satisfacción:

¿Puedes no reconocer el poder  de Liliput?

¿Ese que habita  tu casa y no cesas de esconder ?

 Yo reduje tu escritura, tus pasos y entonación

Ni que decir de tu mano que ya no puedes usar.

Y se fue envalentonando, y elevando su crueldad

habló con voz retorcida, por lo que venía después

Dijo que su mayor logro

 de su poder ante mi

fue ir al país de gigantes

al Brobding de Gulliver 
para aumentar mis temores

Tristeza y desolación

Esa noche fue terrible

Invadió mi intimidad,

Me dejó ver que en la pierna

algo pasaba también

Y a partir de ahí yo fui otra

Casi me paralicé

Su dominio era absoluto,

mi dependencia total

Pero al tiempo pedí ayuda

A una amiga de oración

Y un día me sentí rodeada

De buena vibra y demás

Muchas manos me abrazaban

Y su rostro era el de Dios

Ya el país de los gigantes

No hace mella en mi emoción

He alejado los temores

Prefiero confiar en Dios

Liliput sigue presente

aunque en menor proporción

Fruto de tantos recursos

Que he tenido que apelar

Muchos cambios en mi agenda

Nuevas horas que incluir

Médicos de todo tipo

Medicinas a granel

Gimnasio y osteopatía

se suman a lo habitual

Distribuido entre trabajo

iglesia y comunidad

Incluyendo el social media

Mi canal con los de atrás

Otros cambios aprendidos

Fue pensar en lo trivial

Porque cada gesto ahora

necesita una intención

Cómo balancear los brazos

Y caminar natural

O apoyar bien el talón

Para no arrastrar el pié

O evitar esas comidas

Como la sopa o arroz

que increíblemente requieren

de una gran motricidad

Pero lo más importante,

a manera de lección,

es hacer más por los otros

que demanden mi atención

Zafándome de aquel ego,

actuando con humildad,

caminando dignamente,

sin dejar de sonreír.

Ana Victoria

Deja una respuesta